viernes, 26 de abril de 2013

El nacimiento de la madre, por Mónica Felipe-Larralde


Llevamos a nuestros bebés nueve meses en nuestro interior y, un buen día, nos encontramos con un bebé en los brazos. Nadie nos ha preparado para comprender en su dimensión real qué significa acoger esta nueva vida. Nadie ha podido, ni aún los poetas, transmitir la mezcla de emociones, los cambios vitales, la transformación a la que la maternidad nos ha sometido. Deseamos cuidar de ese bebé con todo nuestro corazón, deseamos entregarnos con todo el alma, deseamos amarle como antes nunca lo hicimos con nadie y lo conseguimos… a ratos.  Entramos entonces en una lucha interna entre lo que debería ser y lo que es, entre lo que nos dicta la mente y lo que nos pide el cuerpo, entre nuestra fantasía y la realidad del día a día.
Acompañar a otro ser humano en su proceso de crecimiento y de creación de su propia identidad requiere tiempo, disponibilidad, paciencia (la ciencia de la paz), amor ilimitado y respeto. Que, a veces, se nos escurren entre el estrés del ritmo diario, nuestro propio proceso personal y las necesidades no resueltas.  Las llamadas crianzas con apego, crianza respetuosa o natural nos exigen  previamente haber transitado algunos caminos de desarrollo personal y autoconocimiento que, rara vez, hemos pensado que necesitaríamos para ser madres.



Durante nuestra infancia, y através de las experiencias dolorosas y/o traumáticas que hemos experimentado, hemos ido configurando alrededor de nuestra verdadera identidad, Self o Ser, una capa de dolor que lo protege. Son los dolores no llorados, las experiencias que pugnan por salir, las emociones bloqueadas. Esa capa de dolor está a su vez siendo protegida por otra capa de miedo. Esta capa de miedo nos protege de mirar en el interior, nos mantiene en un estado superficial. El miedo, a su vez, es protegido por los prejuicios, las opiniones tenaces que asumimos como reales: desde los “yo no valgo” a “nadie me va a querer” a “los hombres siempre abandonan a las mujeres” o “los bebés manipulan a sus madres”, “hay que dar de mamar cinco años”, “las demás son malas madres”… y así un largo etcétera.  Y, por último, rodeando esta capa de prejuicios, emerge una ideología: un conjunto de ideas que caracterizan mi forma de pensar y, por resultado, lo que yo creo que es la Vida. A veces, convertimos la crianza respetuosa en una ideología, un conjunto de ideas que interiorizo y asumo desde esta esfera periférica. Y aquí comienzan los problemas y las dificultades para llevar a cabo la titánica tarea de criar a un hijo con el amor y el respeto que se merece. 
En realidad, la crianza tiene que ver con el Ser, con dar con mi núcleo, con saber quien yo soy, con experimentar la dignidad que como ser humano poseo y, desde ahí, relacionarme con el respeto, la consideración y el amor que el otro, mi hijo también, merece. El viaje de la maternidad es el viaje desde la ideología hasta el Ser. Pero para llegar a él, habrá que atravesar nuestros prejuicios, miedos y dolores. Entonces, la madre que somos nacerá.
                                                                                                       

14 comentarios:

  1. tan cierto!
    llegar a ser madres puede transformarse en un camino de enriquecimiento y crecimiento infinito para una misma y para el cachorro recibido
    SAber quien soy para enseñar ser a otro.
    Cecilia

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Veo mis sentimientos y mis contradicciones aquí claramente explicados. Gracias

      Eliminar
  3. Aaaaayyyy.... que difícil puede ser! O al menos así lo estoy percibiendo yo a menudo. Alguna pista para hacer este camino? A veces lo veo, veo cierta claridad pero... cuando me acerco todo se oscurece de nuevo, pierdo las huellas que me señalan el camino y vuelvo a estar perdida. Algún faro iluminando?

    Aida

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado...felicidades

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado... felicidades

    ResponderEliminar
  6. Da justo en el clavo! Gracias..
    Al final del dia, despues de que el bebe va haciendose grande, creciendo.. meditas y repiensas toda esta experiencia y la sensacion es de experimentar uno de las revolturas interiores mas hermosas que nos da la vida. Cuando por fin te rindes, confias y te dejas sentir.. te das cuenta de como has crecido como persona...
    No cambio mi experiencia que no ha sido facil por nada!

    ResponderEliminar
  7. Laura Fabra Perales27 de abril de 2013, 10:28

    En medio de este caos, este texto le pone palabras a lo que me sucede. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. qué bonito artículo. Lo necesitaba. Estoy esperando un bebé... gracias!

    ResponderEliminar
  9. me siento totalmente identificada con este caminito de autoconocimiento q inicie hace casi veinte anos...y me alegro de haberlo iniciado antes de ser madre!!!un beso a todas las madres y a todos los seres q estan dispuestos a transitar su propio camino cuestionan lo establecido!!!

    ResponderEliminar
  10. Complejo camino, que sabias palabras... Considero que la crianza respetuosa no es un recetario universal que aplica igual para todas las madres y sus hijxs... la crianza respetuosa debe emerger desde el interior de cada mamá, desde la enorme riqueza que somos las mujeres, desde esos hermosos sentimientos que fluyen cuando observamos a nuestros hijos dormir, mamar, sonreir, cuando cada logro suyo nos llena el alma de regocijo... para criar hace falta esa conexión con nosotras mismas, con nuestro cuerpo, con nuestra alma, sabernos escuchar a nosotras mismas para luego escuchar a nuestros pequeños y eso si acallando con fuerza esas presiones sociales externas que tanto estres nos producen...

    ResponderEliminar
  11. que bien fueron puestas las palabras que expresan todo lo que nos ha atravesado en este camino de ser madres... gracias por tomar la voz

    ResponderEliminar
  12. Comparto y suscribo tu sentir!!
    Gracias por ponerle palabras!

    Noraya
    "El Rumor de las Libélulas"

    ResponderEliminar